NUTRICIÓN Y DIETAS

¿Pero Estamos Ante Una Realidad?

La palabra toxina proviene de toxikon, que en griego significa “flecha”, que se transformó en toxicum en latín, haciendo referencia a su potencial dañino. Además de tener un potencial pernicioso, como decíamos antes, no existen evidencias de que cumplan lo que dicen. Pero no podemos llamar toxinas, por mucho que nos empeñemos, a las sustancias de desecho producidas por nuestro propio cuerpo. Y esto es más importante que una sencilla cuestión de semántica, porque lo único que necesitas para eliminar las sustancias de desecho perniciosas es tu sistema excretor, con la inestimable colaboración de tu hígado y tu sistema digestivo. La evidencia científica no avala los supuestos beneficios de este tipo de batidos, planes o dietas detox, aunque para ser rigurosos hay que evaluar cada producto concreto.

  1. Flexiones en barras asimétricas con una carga en el tríceps
  2. Consume, al menos, tres piezas de fruta diarias y muchas verduras
  3. Mi piel se va a “colgar”
  4. Ir al baño frecuentemente durante la noche
  5. TMB x 1,375 (ejercicio suave 1-3 días por semana)
  6. Si tienes ganas de dulce, hay una alternativa baja en calorías (y sabe a chocolate)

En el mejor de los casos podemos decir que las dietas detox no hacen nada, aunque como hemos visto, promueven comportamientos que pueden resultar perniciosos para la salud de las personas. Como podemos imaginar, esto es un tiro muy largo y no es lo mismo que decir que algo es beneficioso. Pero, como todo, es mejor tomarse estas cuestiones con tranquilidad y no sobreestimar a la ligera. Aun así, a pesar de lo prometedor de estos estudios, la “power nap”, como el resto, todavía tiene que ser mejor estudiada, como todo lo que tiene que ver con la siesta.

Dieta Balanceada Semanal

Las bebidas “detox” contienen sustancias que consideramos beneficiosas: antioxidantes, fibras vegetales, agua y nutrientes. No necesitas ningún alimento especial para eliminar sustancias “tóxicas” porque tenemos un hermoso sistema homeostático encargado de ello. El sistema inmunitario es uno de los factores que se ve influenciado positivamente por la siesta, especialmente cuando existen problemas de sueño. Esto dará mucho mejor resultado que cualquier dieta detox a la que nos “abandonemos”, y estos, si los manejamos sabiamente, nos ayudarán a mantenernos saludables durante toda la vida y sin productos mágicos y caros de por medio. Eso sí, cuando hablamos de siesta hablamos de un pequeño descanso, de entre 15 y 30 minutos, durante el día. Un sueño reparador es bueno para la generación de masa muscular, y eso no obvia a la siesta. Las fases del sueño se dividen en un ciclo según el estado en el que se encuentra nuestro cerebro. En definitiva, lo mejor que podemos hacer ahora que ha entrado este año nuevo es cambiar nuestros hábitos.

En definitiva, existen muchas razones para pensar que, efectivamente, la siesta es positiva para el ser humano. En definitiva, una dieta detox es una dieta estricta, que roza o imita los hábitos dieta milagro, promoviendo la disociación alimentaria y hábitos contrarios a una alimentación equilibrada y saludable. No es bueno obsesionarse con la comida, sino que debemos aprender a comer y seleccionar nuestra dieta en un sentido mucho más saludable pero de forma coherente, para no perder los hábitos a largo plazo. Como ocurre con otros aspectos, la cuestión no es la siesta, sino cuánta siesta. De hecho, si pasamos suficiente tiempo dormidos, probablemente provoquemos un problema, como el que decíamos. Dicha dieta, además, debe ser equilibrada, o, mejor aún, una dieta saludable, que no tienen por qué ser lo mismo.

La adaptación metabólica ante esta situación restrictiva, a medio plazo, puede ser perniciosa, haciendo que el cuerpo segregue hormonas como la grelina, que señalizan el hambre y el apetito. Parece ser que sí. Metabolismo de pseudomonas . Pero sí que cumple, en muchas ocasiones, con las funciones del mismo. Dentro de este ámbito de desconocimiento, sí que tenemos evidencias de una cuestión que aúna dos placeres magníficos: el café y la siesta. Al igual que hay confirmación de algunos efectos positivos, con la siesta también pueden llegar algunos problemas. Este es uno de los principales problemas de estudiar esta plancentera actividad. Por ejemplo, dormir más de una hora durante el día se asocia con problemas metabólicos o con diabetes. Además, el sueño debe ser profundo durante un periodo importante de la noche. El mecanismo tras esto, indican los investigadores, podría estar en su forma de actuar sobre el sistema nervioso, que ayuda durante la siesta a prepararlo para un estado de mayor alerta. Y es que no todo puede considerarse positivo en el tema de la siesta. Además de no saber definir adecuadamente qué entra dentro de siesta y qué no, tenemos otro problema principal: no sabemos cómo funciona.