SALUD

Alimentos: Los Nueve Alimentos Más Saciantes Para Incluir En Tu Dieta

Dieta balanceada Por este motivo estamos hablando de una zona del cuerpo que recibe mucha carga de manera natural. La manera de conseguirlo será sobre todo a la hora de estabilizar el tronco cuando llevamos a cabo el descenso y el ascenso en sentadilla. Además de todos estos ejercicios que hemos comentado para incidir de manera indirecta en la parte lumbar, existen otros más directos que podemos llevar a cabo.

Es cierto que casi nunca se entrena como tal, pero también es importante tener presente, que esta parte de la espalda se ve involucrada en infinidad de ejercicios, y por ello es entrenada y trabajada de manera indirecta. La avena es uno de los cereales con más fibra y proteínas que podemos conseguir fácilmente. Entonces, los quesos que son sólidos, ricos en proteínas y grasas y demandan masticación, son otro alimento saciante que podemos sumar a la dieta con recetas varias como una tosta, una ensalada y tantos otros platos como nuestra imaginación lo permita. Sin embargo, los quesos particularmente son los lácteos más concentrados en proteínas y grasas y los que mayor consistencia poseen, algo que también condiciona la saciedad ya que como ha sido observado en un estudio publicado en 2011, a mayor solidez mas saciedad. De manera muy similar a los frutos secos, las semillas son fuente de fibra y proteínas vegetales, dos nutrientes que promueven la saciedad por demandar mayor trabajo digestivo y así, reducir el índice glucémico que como se ha comprobado en adolescentes, calma el hambre de forma efectiva y reduce la ingestión de alimentos.

Los lácteos en general son fuentes de proteínas y grasas que pueden brindar saciedad al demandar mayor trabajo digestivo y estimular la liberación de hormonas que reducen el hambre y el apetito. Las legumbres son buena fuente de fibra que como señala un estudio publicado en la European Journal of Clinical Nutrition facilita la saciedad al incentivar la liberación de hormonas que calman el hambre y también, porque reduce el índice glucémico de lo que comemos y retrasa la digestión, manteniendo el estómago con alimento por más tiempo.

  • Hacer cinco comidas al día
  • Palitos de zanahoria
  • Saltar la cuerda
  • Tómate al menos un día de descanso antes de trabajar el mismo grupo muscular
  • Evitan el deterioro prematuro de la visión

La zona lumbar es una de las más descuidadas a la hora de entrenar en el gimnasio. Al hacer esto, lo que conseguiremos será sobrecargar la zona lumbar de manera indirecta, y podemos acabar generando un malestar en esta parte del cuerpo. Nosotros lo que vamos a recomendar es siempre hacerlo de manera indirecta, con ejercicios en los que la zona lumbar intervenga, pero que no toda la tensión se centre en esa parte. Por ello, las extensiones lumbares con carga no son lo más recomendable si lo que queremos es conseguir un buen resultado en la zona trabajada.