NUTRICIÓN Y DIETAS

Patologias del metabolismo

De acuerdo con los resultados de las comparaciones entre las secuencias de los tres grupos, los genes que codifican para los factores de elongación en las arqueas son más parecidos a los de los organismos eucariotas que a los de las bacterias. Los resultados obtenidos por Gogarten, al igual que los señalados anteriormente, demuestran que estos genes en las arqueas (que presuntamente surgieron por eventos de duplicación genética) están más estrechamente emparentados con los eucariotas que con sus homólogos bacterianos.

Metabolismo Basal Normal

Stampa immagine!] Immagine Piramide Alimentare Da Stampare.. Dichos estudios consiguieron vislumbrar la posibilidad de que las arqueas sean un grupo hermano de los eucariotas, a pesar de sus similitudes con sus homólogos procariotas (las bacterias), por lo que podrían representar el “eslabón perdido” entre procariotas y eucariotas. Aunque pocos son los que se dedican al estudio de las arqueas y este grupo es bastante ignorado por muchos estudiosos de la biología, se cree que estos microorganismos representan más del 20% de todos los procariotas existentes en las aguas oceánicas, entre el 1 y el 5% en los suelos, y el grupo más dominante en los sedimentos marinos y los hábitats geotérmicos. Está compuesto por organismos procariotas unicelulares microscópicos muy similares y al mismo tiempo muy diferentes a las bacterias y a los eucariotas en muchos aspectos. La existencia de este grupo fue demostrada hace poco tiempo, más o menos a finales de 1970, por un grupo de investigadores liderados por Carl Woese, quienes consideraron que la vida podía dividirse en eucariotas y en dos tipos de organismos procariotas: las bacterias y las arqueas, también llamadas arqueobacterias.

  • De las cuales saturadas: <0,1 g
  • Catalán: ou
  • Repite con cada una de las láminas que te han salido
  • Reaven GM. Role of insulin resistance in human disease. Diabetes. 1988;37(12):1595-1607
  • Selecciona pescados, ave y carnes magras
  • Semillas de calabaza

9. Winker, S., & Woese, C. R. (1991). A definition of the domains Archaea, Bacteria and Eucarya in terms of small subunit ribosomal RNA characteristics. Los factores de elongación son proteínas de unión a GTP que participan en la traducción, específicamente en la unión de moléculas de ARN de transferencia amioacilados a los ribosomas y en la translocación del peptidil ARN de transferencia. Remedio para acelerar el metabolismo . Estos argumentos fueron apoyados también por el análisis conducido por otros investigadores muchos años después, quienes emplearon secuencias de otra familia de genes duplicados, la de las ARN de transferencia aminoacil sintetasas, fortaleciendo la concepción de la “cercanía” entre arqueas y eucariotas.

Woese empleó los análisis realizados por Gogarten e Iwabe y otros estudios relacionados con las secuencias de ARN ribosomal para proponer su “versión” del árbol de la vida, donde se hace evidente que las arqueas y los eucariotas constituyen grupos “hermanos”, separados de las bacterias a pesar de que las secuencias de ARN ribosomal entre arqueas y bacterias son más parecidos entre sí. De acuerdo con los datos de las secuencias de las subunidades pequeñas de los ARN ribosomales de las arqueas, este grupo ha sido dividido principalmente en dos “filos”, los cuales se conocen como el filo Crenarchaeota y el filo Euryarchaeota, cuyos miembros son, sobre todo, arqueas cultivadas in vitro. Otras arqueas, así como las plantas, las algas, los briófitos y las cianobacterias, son capaces de realizar fotosíntesis, es decir, que utilizan y convierten la energía lumínica de los rayos solares en energía química aprovechable. Existen numerosas especies conocidas de arqueas, pero aquí solo se hará mención de algunas de ellas.

Las arqueas son conocidas por algunas características muy particulares (propias) y también por presentar “combinaciones” de características que alguna vez se pensó eran exclusivas para las bacterias o para los organismos eucariotas. En 1989, dos investigadores, Gogarten e Iwabe, propusieron independientemente una forma de analizar filogenéticamente a todos los organismos vivos (cosa imposible de hacer a partir de estudios de secuencias de genes únicos). Iwabe se valió del análisis de las secuencias de genes producidos en eventos “tempranos” de duplicación génica, “enraizando” el árbol de la vida a partir de la comparación de la secuencia de los genes parálogos que codifican factores de elongación. Sin embargo, la mayor parte de las arqueas que han sido identificadas en la naturaleza son clasificadas de acuerdo con el hábitat que ocupan, siendo familiares en la literatura los términos “hipertermófilos”, “acidófilos” y “termoacidófilos extremos”, “halófilos extremos” y “metanógenos”.

Otra característica importante tiene que ver con el hecho de que gran parte de las arqueas poseen pared celular, pero a diferencia de las bacterias, esta no está compuesta por peptidoglicano. Se ha demostrado que algunas arqueas habitan en el estómago (rumen) de algunos animales rumiantes (entre los que están las vacas, las ovejas, las cabras, etc.), por lo que estas se califican como “arqueas mutualistas”, ya que consumen parte de la fibra que ingieren estos animales y colaboran con la digestión de algunos de sus componentes. Sin embargo, las técnicas más recientes de análisis molecular para la identificación de especies de microorganismos no cultivados (aislados y mantenidos in vitro en un laboratorio) han permitido detectar la presencia de arqueas en ambientes tan cotidianos como el suelo, el rumen de algunos animales, aguas oceánicas y de lagos, entre otros. Otra diferencia importante es que las arqueas poseen lípidos con ácidos grasos caracterizados por la presencia de cadenas isoprenil altamente ramificadas con grupos metilo, entretanto los eucariotas y las bacterias poseen predominantemente ácidos grasos de cadenas no ramificadas.