ENTRENAMIENTO Y FITNESS

Cinco Sencillos Trucos Que Pueden Reducir Notablemente Tu Consumo Diario De Calorías

Chocolate especiado al estilo Maya - Receta - Dieta de.. Como siempre, la dieta y el ejercicio son los pilares fundamentales para conseguirlo, pero lo cierto es que a veces determinados hábitos o costumbres a la hora de comer nos hacen un poco cuesta arriba el conseguirlo. Unos trucos que te ayudarán a restar calorías innecesarias de tu dieta. Si te has propuesto ganar músculo este año aquí tienes una serie de consejos para que aprendas a estructurar tu entrenamiento y logres tu objetivo. Hábitos a la hora de comer: aunque parezca que a priori no existe una relación entre el modo en que comemos y el total de calorías que ingerimos, la realidad es que sí.

  • Té abedul
  • Press declinado con mancuernas
  • Músculo dirigido: bíceps largo / corto, músculo del hombro
  • Agua con gas
  • Clásico – realizado por culturistas
  • Los macronutrientes importan

Si bebes menos agua del que deberías opta por algunas alternativas que hagan más fácil tu hidratación sin caer en productos repletos de azúcares. Por tanto, partiendo de la base de que tenemos que entrenar como mínimo dos veces por semana cada grupo muscular deberemos ir al gimnasio entre cuatro y seis veces por semana como poco dependiendo del tipo de rutina que escojamos. Es un minuto y medio en el que debemos recuperarnos un poco para afrontar la siguiente serie sin dejar que los músculos se relajen completamente. El número de repeticiones debe oscilar entre ocho y doce por cada serie pudiendo bajar a seis por ejemplo en algunos básicos como los mencionados anteriormente. Un punto importante en cada entrenamiento es el número de series, repeticiones y el descanso entre ejercicios. A la hora de estructurar un entrenamiento tenemos varias variables como los días de entrenamiento, los ejercicios, el número de series, repeticiones, el peso y el descanso entre otras.

Por último el descanso debe ser de unos 90 segundos aunque no me gustaría que te volvieras loco midiéndolo ni nada por el estilo. Hidrátate antes de cada comida: la hidratación es fundamental para un correcto funcionamiento de nuestro metabolismo, pero también puede ser un buen truco para conseguir rebajar la cantidad de calorías que vamos a ingerir en la próxima comida. En este caso, al contrario de lo que pueda parecer, no necesitamos una cantidad muy alta de proteínas y con 1,3 o 1,5 gramos por kilo de masa corporal será suficiente. Un simple refresco puede contener hasta quince cucharadas de azúcar, sin olvidarnos de la cantidad de calorías que pueden sumar a nuestra dieta determinadas bebidas o preparados, como es el caso de cuando hablamos de las escandalosas cantidades de azúcar de algunas populares cadenas de cafés.

No todas las calorías son iguales y por este motivo nuestro metabolismo responde de modo diferente a un aporte calórico de patatas fritas que al de un puñado de frutos secos ricos en grasas saludables y proteínas, factor clave para el metabolismo digestivo y la quema de calorías. Metabolismo del etanol bioquimica . La clave que definirá cuántas veces por semana tenemos que entrenar la encontramos en la frecuencia de entrenamiento. Evita los excesos de comidas fuera de casa, siempre que sea posible. Estudios han certificado que las comidas en restaurantes, debido entre otras cosas al modo en que se preparan, aportan en tan solo una comida casi la totalidad de calorías, grasas y sodio requeridas para un día completo. Según un ensayo clínico llevado a cabo en Estados Unidos, el consumo de agua antes de las comidas puede ser una estrategia eficaz para la pérdida de peso, de hecho se comprobó que aquellos que ingerían dos vasos de agua antes de cada comida, consiguieron rebajar su posterior ingesta en un total de entre 75 y 90 calorías. Si hacemos una rutina tipo torso-pierna podremos alcanzar esta frecuencia con solo cuatro entrenamientos por semana mientras que si escogemos una rutina dividida tipo weider o una de jalón, empuje y piernas tendremos que ir hasta seis días.

El Metabolismo Humano

También debemos priorizar esos ejercicios en los que queremos mejorar en mayor medida y dejar para el final esos ejercicios secundarios o menos importantes. Orden de los ejercicios: por lo general debemos empezar por los ejercicios más grandes y multiarticulares. En un entrenamiento de hipertrofia el número de series suele ser de tres o cuatro series por ejercicio pudiendo llegar hasta a cinco en ejercicios básicos como sentadillas, peso muerto, remo, press de banca o press militar, por ejemplo. He incluso, en muchos de ellos, se apunta a que una frecuencia tres traerá resultados más óptimos. A continuación vamos a ver una a una cual es la forma más óptima de configurar cada una de ellas para conseguir nuestro objetivo de ganar masa muscular. Entrenar al fallo: cuándo nuestro objetivo es el de ganar músculo debemos evitar llegar al fallo muscular día tras día.